Prensa Regional Huaraz
  El cáncer de la minería ilegal afecta al Parque Nacional Huascarán. En la actualidad contamina cientos de hectáreas en el propio corazón de... Parque Nacional Huascarán es destruido por la minería ilegal
Síguienos en Facebook »
mineria ilegal destruye parque huascaran

Más de 3,000 campamentos extraen minerales y Ministerio del Ambiente y Sernanp no hacen nada por combatir este cáncer.

 

El cáncer de la minería ilegal afecta al Parque Nacional Huascarán. En la actualidad contamina cientos de hectáreas en el propio corazón de la Cordillera Blanca, envenenando ríos y quebradas de la hermosa Cordillera de los Andes peruanos y las autoridades regionales no hacen absolutamente nada.

El Parque Nacional Huascarán se encuentra ubicada en la Región Áncash con una extensión de 340 mil hectáreas y está considerada como uno de los recursos naturales emblemáticos que tiene el Perú; ahora se ve seriamente afectada por el incremento de actividades de minería ilegal en la base del propio nevado Tocllaraju, en la Quebrada Onda, encima de la laguna Puranracocha, a 5,000 msnm.

Esta área protegida ha sufrido la devastación de zonas destinadas a la actividad turística, el mismo que podría ocasionar que muchos turistas de montaña puedan sufrir accidentes mortales.

En esta zona los mineros ilegales extraen oro, cobre, plomo y zinc y para ello utilizan fuertes explosivos contaminando y destruyendo la masa glacial de una de las montañas más hermosas de la Cordillera Blanca específicamente debajo del Nevado Tocllaraju donde los mineros ilegales han desarrollado socavones, causando graves alteraciones al ecosistema. Se calcula, que la Cordillera Blanca alberga a más de 50 campamentos ilegales con el objetivo de depredar los recursos naturales en esta zona.

Somos los guardianes de esta cordillera tropical única en el mundo. Sin embargo, los esfuerzos de erradicar la plaga de la minería ilegal siempre han sido insuficientes gracias a autoridades incapaces que no cumplen sus funciones de forma responsable, como son el Ministerio Público, la Policía Nacional, la Dirección Regional de Energía y Minas de Áncash y el propio Sernanp, al no realizar operativos para extirpar esta terrible enfermedad que destruye día a día el Parque Nacional Huascarán.

Los mineros ilegales han causado tanto daño, que el agua tiene color a oxido, conteniendo materiales pesados y sustancias tóxicas; y la masa glacial del nevado Tocllaraju se ve seriamente afectada por la contaminación ambiental, que seguramente en pocos años ya no existirá, si nuestras autoridades no actúan con mano firme.

Autor: Roger Luciano

¿Y tú, que opinas?